COMUNICACIÓN EN ORGANIZACIONES E INSTITUCIONES (CATEDRA I)

Propuesta pedagógica

 

Desde hace algunos años atrás venimos trabajando con una propuesta de enseñanza que ha privilegiado un aprendizaje basado en la construcción de un pensamiento relacional. El contenido de dicha propuesta consiste en identificar y delimitar problemáticas comunicacionales en las organizaciones analizadas e interpretarlas según distintas perspectivas teóricas y posteriormente se propone formular alternativas de solución a la situación-problema en correspondencia con un enfoque teórico seleccionado por el alumno.

Desde el punto de vista del proceso de enseñanza y aprendizaje se procura desarrollar estructuras de pensamiento relacionales (operatorias) a partir de la apropiación de categorias téoricas comunicacionales, contextualizadas en las dinámicas organizacionales. En consecuencia, se pretende evaluar estructuras de pensamiento y contenidos, como así también sus interrelaciones en situaciones prácticas o simuladas.

El progreso socio-cognitivo tiene lugar cuando se enfrentan distintas respuestas, o puntos de vista diferentes, para que sean puestos en duda y entren en conflicto con los propios. Es en esa interacción, en esa negociación de significados donde se crean las condiciones para el progreso socio-cognitivo.

Las corrientes constructivistas asumen esta perspectiva, y otorgan escasa importancia a aquellas concepciones en donde la inteligencia se reduce a acumular conocimientos,  pobremente vinculados, sin preocuparse demasiado por la posibilidad de aprovechar dichos conocimientos para transferirlos a otros contextos.

Sí adoptamos una posición coincidente con lo que venimos desarrollando, la situación problema adquiere un lugar relevante en el proceso de enseñanza-aprendizaje y se constituye en un dispositivo didáctico esencial porque:

  •  Otorga sentido y  direccionalidad al  proceso de enseñanza-aprendizaje basado en competencias. La situación- problema con una adecuada formulación, permite comprender y reconstituir el sentido de los aprendizajes a partir de referenciarlas a situaciones cotidianas.
  • Propicia la integración de los conocimientos. Si tenemos en cuenta que un problema por lo general, no se recorta por disciplinas. Se favorece de esta manera la integración de conocimientos, y orienta el camino a seguir para continuar relacionando las disciplinas durante la búsqueda de soluciones.
  • Contribuye a la selección y secuenciación de las actividades a desarrollar, en la medida que las mismas deben organizarse de acuerdo a las características del problema que se ha elegido.
  • Contribuye a imaginar alternativas de solución flexibles y creativas. Necesarias para enfrentar situaciones inciertas y poco previsibles, característica de la época que vivimos.
  • Favorece la evaluación en proceso de los alumnos; facilitando el ajuste de la propuesta didáctica al interior de la situación-problema graduando su complejidad, modificando contenidos, replanteando consignas, aprovechando los conocimientos previos, alterando secuencias de enseñanza según particularidades de los alumnos.