Cuando la voz enamora e interpela, estremece e informa y a veces grita para no desaparecer
 
Prensa
 

Cuando la voz enamora e interpela, estremece e informa y a veces grita para no desaparecer

Por Gabriela Viviana Santero*

Otro 3 de julio nos trae el almanaque, otra jornada de actividades por el Día de lxs Locutorxs nos atraviesa. Podríamos  decir muchas cosas sobre este día, por ejemplo que todos los 3 de julio, desde 1950, existe en la Argentina el Día del Locutor/a Nacional y que esta fecha fue elegida para conmemorar la decisión de un grupo de locutores que ese tercer día de julio de 1943, decidió organizarse y fundar la Sociedad Argentina de Locutores (SAL).

También, podríamos escribir sobre la Carrera de Locución para graduados y graduadas que se dicta desde hace cinco años en nuestra Facultad de Periodismo y Comunicación Social. O mencionar que durante este tiempo, egresaron 74 locutorxs y una veintena de alumnxs se preparan para ser examinadxs por un jurado evaluador que dirá: "Locutor/a Integral Nacional sí o no".

Quizás rememorar las voces que nunca olvidamos, las que están ahí, acompañando siempre.  Voces que nos hacen reír y voces que nos hacen llorar. Esas mismas que admiramos, que nos cautivan, que nos informan. Todos tenemos voz que merece ser escuchada, que merece seguir diciendo, contando...

Podríamos hablar de la sonoridad de las palabras, de la información leía en el boletín de las 12, o el pase del locutor o conductora a un móvil donde un colega cuenta qué fue lo que pasó.

Podríamos gritar el gol del jugador más destacado de la fecha, empaparnos el alma con un texto de Julio Cortázar, o escuchar y hacer propia la clase magistral de Roberto Fontanarrosa y su defensa de "las malas palabras".

Pero no.

Hoy el Día del Locutor/a lo transitamos con dolor. Con dolor de micrófono cerrado, con el silencio de radio, un papel en blanco o la cámara de la tele casi apagada...

Nombres de comunicadores y comunicadoras, entre periodistas, locutores y locutoras despedidxs, van engrosando la triste lista de cada día. Distintos medios, distintas voces se callan. Seis corresponsalías de la Agencia Télam cierran: Viedma, Rawson, Catamarca, Resistencia, Posadas y Formosa.

Cuarenta y ocho periodistas y administrativos despedidos en el interior del país: BARILOCHE, Daniel Lorenzo; CATAMARCA, Gonzalo Pérez Bustamante; CÓRDOBA, Claudio Orellano, Miguel Demársico; FORMOSA: Coco Altamirano, Elio Albarenga, José Gandolfi ; JUJUY: Victoria Bulacios, Pablo Vega; LA PLATA: Osvaldo Fanjul, Jorge Mauco, Diana López Gijsberts, Adriana Romero, Bernarda Tinetti (administrativo); LA RIOJA, Nicolás Aguad.; MAR DEL PLATA, Pablo Diéguez, Natalia Duhalde; MENDOZA,  Favio Roa, Alejandro Baidal; NEUQUÉN, Natalia Ampuero (adm), David Sánchez (adm), Nicolás Maiolo (video); POSADAS, Julián Marín, Pablo Noguera, Raúl Arévalos, Sergio Centenaro; RAWSON,  Carlos Di Filippo, Javier Anselmino; RESISTENCIA,  Martín Zurita, Fabio Prette, Jorge Viñuela (adm); RÍO GALLEGOS,  Mirtha Espina; ROSARIO, Mateo Fabre; SALTA: Luis Cornú; SAN LUIS,  Fabricio Quevedo; SANTA ROSA, Mariano Rodríguez Vega, Julián Varela; SANTIAGO DEL ESTERO, Eduardo Rapetti; TUCUMÁN, Marcelo Caferro, Sofía Romera Zanoli, Julio Pantoja; VIEDMA, Luis Díaz, Javier Merlo, Marcelo Ochoa.

¿Cuesta leer los nombres? ¿Cuesta no sentir algo? Claro, cuesta y se siente...mucho.

Los trabajadores despedidos de la Agencia Nacional de Noticias Télam son más de 350,  pero también hay de otros medios de comunicación.

Mientras nos formamos en lo que nos gusta, mientras algunos tenemos la buena suerte de tener trabajo, de hablar, de sentir y decir, vamos atravesando este día, que no es un día cualquiera, no es un día común, es un día de celebrar la presencia de la voz, de hacer que se multiplique, que resista en la lucha y que grite fuerte, muy fuerte, aunque nos amordacen las palabras.

*Directora de la Carrera de Locución y realizadora Integral de Radio

 

Correo Perio